Contact
Subscribe to our newsleter
Free Design Software
rfq rfq

FICHA TÉCNICA

  • Paris, departamento 20
  • Francia
  • Arquitectos :
    Patrick Berger & Jacques Anziutti ; Julien Abinal asistente para el diseño, Boris Bastianelli asistente para la construcción
  • Abril 2009
  • Promotor : 
    Ciudad de Paris - Dirección de Juventud y Deportes
    Delegado para la construcción: Dirección General de Patrimonio y Arquitectura
  • Oficinas de estudios :
    Ingenierias : Coyne & Bellier estructuras ; L. Choulet instalaciones ; ACV acústica
    Oficina de estudios para HQE : Sophie Brindel Beth, arquitecto
  • Contratistas :
    Obra civil y estructura metálica : Dutheil
    Piscinas de acero inoxidable : Hinke HSB
  • Fotógrafos :
    Berger & Anziutti,
    Duccio Malagamba

ENLACES

Centro deportivo Alfred Nakache en París


Con el centro deportivo Alfred Nakache, la ciudad de París ha iniciado un proyecto piloto para la certificación medioambiental de edificios deportivos "NF Bâtiments tertiaires – démarche HQE ®". El proyecto fue particularmente complejo, ya que está situado en una pequeña calle del bajo Belleville en el distrito 20 de París, de difícil acceso para una obra en construcción y en la que tuvo hacer frente a un solar complicado. El doble objetivo perseguido fue "controlar los impactos del equipamiento en el entorno exterior y crear un ambiente interior sano y confortable". Los vasos de las piscinas en acero inoxidable, los primeros de su tipo en París, y la superestructura de acero se encuentran entre las opciones clave para alcanzar estos objetivos.

Inaugurado en abril de 2009, el centro deportivo de Belleville era muy esperado. Edificio de gran calidad arquitectónica y urbanística, viene a completar una evidente falta de este tipo de equipamientos en un barrio muy denso y joven con influencia en cuatro distritos de la capital.

Un equipamiento de proximidad

Teniendo como base la alineación de los edificios vecinos y la continuidad de la trama existente, el centro incluye un grupo de tres piscinas (una deportiva de 25 metros, otra para el aprendizaje y la última para niños) y cuatro salas de 150 m2 cada una.

Preocupados por una utilización intuitiva de los usuarios, los arquitectos han buscado una distribución muy clara del programa.

El edificio en forma de paralelepípedo compacto, se adapta a la profundidad del solar, del que casi una cuarta parte está ocupado por un jardín accesible desde la piscina. En planta, el edificio se divide longitudinalmente en dos partes con una tercera al sur ocupada por el jardín. La primera está reservada para "servicios" (vestuarios, duchas, sauna), mientras que la segunda está ocupada por los programas deportivos que se superponen. Únicamente la zona de la piscina infantil escapa a esta división y rompe con las líneas principales del edificio: su forma flexible contiene un pabellón que se encuentra al mismo nivel que el jardín. El vestíbulo de entrada y las circulaciones horizontales y verticales conectan ambas partes.

Por lo tanto, en sección, la planta baja está ocupada por la "zona de agua", con sus tres piscinas, visible desde la calle a través del vestíbulo de recepción. Como ha explicado el arquitecto Patrick Berger "los planos acuáticos y el suelo urbano casi se confunden, se nada en la ciudad". Encima de esta zona de piscinas están las salas de danza, musculación y fitness. Por deferencia a la vecindad, ninguna sala está directamente relacionada con el exterior. Sin embargo, todas ellas están iluminadas de forma indirecta a través del pasillo de circulación que transcurre a lo largo de la fachada al jardín.

En la tercera y última planta, el dojo (sala reservada a las artes marciales) se abre a una gran terraza que linda con las parcelas traseras de la manzana y a la que se accede por una pasillo al aire libre.

Los vestuarios de la piscina están en el primer sótano bajo las piscinas y en la primera planta sólo en la parte destinada a servicios; la zona de piscinas y el vestíbulo de recepción tienen doble altura. En las plantas superiores, los vestuarios y las duchas están junto a las salas. Las escaleras y ascensores comunican los diferentes niveles, siendo el edificio totalmente accesible para personas con discapacidad.

Al exterior, el revestimiento de fibra de vidrio, con sus elementos verticales de color amarillo que continúan por el interior, singularizan el edificio. El ritmo que dan a la fachada muestra el flujo de ventilación natural que airea los espacios interiores al mismo tiempo que crea una profundidad que insinúa las actividades deportivas desarrolladas sin dejar verlas directamente.

La concepción arquitectónica y la lógica constructiva

A la organización funcional le corresponde una lógica constructiva reflejada en la concepción del proyecto. Esta consecuencia era especialmente necesaria en esta área del bajo Belleville constituido por estrechas calles de difícil acceso para los equipos y materiales de construcción, y con frecuencia por edificios deteriorados y en mal estado que hacen de cada  intervención un ejercicio muy delicado.

"El proyecto arquitectónico ha sido pensado para el lugar desde los primeros bocetos: las principales etapas del plan de construcción han sido previstas con anticipación a la puesta en obra", recalcó Patrick Berger.

Así, la ubicación de las piscinas en la parte central, en el centro de la parcela, ha permitido situar las cargas mayores de este nuevo equipamiento distanciadas de los edificios medianeros, evitando su debilitamiento. La elección del vaso de las piscinas en acero inoxidable, como veremos más adelante, ayuda a minimizar las cargas al terreno, de la misma forma que la superestructura de acero permite, además de limitar las intervenciones en el lugar, liberar el espacio necesario las para piscinas deportiva y de aprendizaje con un vano de 18.60 metros.

Por último, la zona del jardín, antes de su terminación, sirvió como campa de obra.

Dos principios estructurales

El concepto general de la estructura está basada en dos principios distintos:

- Los dos niveles de sótano, la planta baja y el forjado sobre las piscinas son de hormigón armado;

- Los niveles superiores combinan una estructura de acero con pórticos de pilares y vigas metálicos y forjados mixtos de chapa de acero colaborante.

Las cargas se transmiten al terreno a través de micropilotes metálicos y pilotes de hormigón hincados hasta 30 metros de profundidad.

En el nivel de forjado de la segunda planta se hace la transición entre la estructura de hormigón portante y la estructura metálica superior. Este forjado de grueso espesor, es estructuralmente mixto y además protege térmicamente la zona central húmeda. Se compone de una losa de hormigón de 30 cm conectada por medio de pernos a vigas metálicas HEA 650. Los perfiles, reforzados en el ala inferior con chapas de 6 centímetros de espesor, están montados sobre un entramado de 2,24 metros en la fachada sur del jardín y salvan 18,60 metros de luz sobre las piscinas y el vestíbulo.

Siguiendo el mismo entramado, la viguería del forjado del tercer piso está realizada con HEB 600 y HEB 400 que soportan una losa de hormigón de 20 centímetros. Una estructura más ligera en el último nivel, con perfiles HEB 300, soporta una cubierta de chapa de acero recubierta de una capa vegetal.

Por último, los pilares se realizaron con perfiles estándar, HEB 300, seleccionados en base a las cargas y esfuerzos transmitidos por las vigas.

Montada toda la estructura con tornillos, fue totalmente granallada y, cuando es visible, protegida con pintura intumescente.

Los vasos de piscina en acero inoxidable

La zona de las piscinas es la más innovadora, con sus tres vasos en acero inoxidable. Aunque este sistema de construcción es muy común en Alemania y Austria desde hace 40 años, ésta es la primera de su tipo en París. Presenta varias ventajas, tanto más apreciables al responder a las exigencias medioambientales ya obligatorias actualmente. Para el centro deportivo Alfred Nakache, la reducción del peso y el control del agua en comparación con una solución tradicional es particularmente interesante.

Los vasos de las piscinas están algo menos hundidos en el terreno, lo que minimiza las excavaciones y cimentaciones. La distribución de agua se realiza por la parte inferior, así como las operaciones de mantenimiento se llevan a cabo desde el interior de los vasos. Los paneles de acero inoxidable prefabricados, montados in situ y posteriormente soldados, proporcionan un sellado perfecto. Además, el acero inoxidable es un material higiénico, ya que limita considerablemente la proliferación de bacterias. El mantenimiento se simplifica y, en combinación con un tratamiento del agua con ozono, el uso de productos de limpieza agresivos se limita al mínimo exigido. La calidad del agua, muy neutra debido a la casi ausencia de cloro, y del aire ambiental se traducen en un bienestar táctil y olfativo muy apreciable.

En términos de diseño, el arquitecto ha aprovechado este sistema que permite tener un plano de agua en continuidad con el suelo, ya que el agua rebosa por el perímetro del vaso a los canalones previstos a tal efecto.

Desde la calle, la percepción de que las líneas de agua se dirigen hacia la calle y que los nadadores están presentes es casi real, “la natación está en la ciudad."

La construcción sostenible

Como parte del trámite para conseguir la HQE (Haute Qualité Environnementale), se prestó especial atención a los siguientes puntos:

- la posición e integración del edificio en su entorno;

- las opciones estructurales, que permitieron reducir las cargas del edificio al terreno;

- la durabilidad de los materiales, su calidad y bajo impacto ambiental;

- la calidad del agua, el aire y la higiene, facilitada por la elección de piscinas en acero inoxidable, lo que implica un tratamiento del agua por ozonización, filtración y posterior cloración con una tasa de cloraminas menor a 0,2 ppm;

- la gestión del consumo de energía, limitado gracias a la utilización de un aislamiento de alto rendimiento, un sistema de recuperación de energía para precalentar el aire nuevo y la colocación de captadores solares en la cubierta para calentar el agua de la piscina y el agua sanitaria;

- el confort térmico alcanzado por el aislamiento del edificio, un sistema de calefacción a partir de una red de vapor y, en períodos de altas temperaturas, ventilaciones transversales inducidas durante la noche;

- el confort acústico conseguido en la piscina con un techo suspendido;

- el confort visual: la luz natural está presente en todas las salas de práctica deportiva. Las vistas están pensadas para mantener una relación continua entre el interior y exterior, la mejor manera de integrar el edificio con su entorno;

- a nivel constructivo, los residuos se clasificaron y, si fue posible, puestos en valor. El recurso a la prefabricación limitó las intervenciones ruidosas en el lugar;

- la reducción del mantenimiento necesario del establecimiento por la elección de los revestimientos, el estudio de compatibilidad entre los diferentes materiales, las piscinas de acero inoxidable, etc.

Texto: Eva Jouannais

Promotor: La ciudad de París - Dirección de Juventud y Deportes

Delegado para la construcción: Dirección General de Patrimonio y Arquitectura

Arquitectos: Patrick Berger y Anziutti Jacques; Julien Abinal asistente para el diseño, Boris Bastianelli asistente para la construcción

Ingeniería: Coyne y Bellier (estructura); L. Choulet (instalaciones), ACV (acústica)

Oficina de estudios para HQE: Sophie Brindel Beth, arquitecto

Paisajismo: Technivert

Economista: Estudio Michel Forgue

Intervenciones artísticas: François-Xavier Delarue, Nicolas Hubert

Obra civil y estructura metálica: Dutheil

Piscinas de acero inoxidable: Hinke HSB

Powered by aware